martes, 11 de agosto de 2009

LIBROS PARA LA VIDA . . . ¡GRATIS!

MOGAPE... es una Escuela Virtual, con fines netamente altruístas, sin fines de lucro, ni políticos, ni religiosos, solamente educativa y libre de todo compromiso con hombres e instituciones hechas por hombres. Perseguimos estrictamente el bien de la humanidad y creemos fervientemente en EL ETERNO DIOS CREADOR de todo lo visible e invisible, el cual tiene un CONOCIMIENTO para nosotros y que humilde-mente estamos dispuestos a compartir con hombres y mujeres de buena voluntad.
Perseveramos concientemente en defender los cuatro pilares de LA VERDAD y son:

La Vida, La Libertad, El Amor y El Conocimiento del Dios verdadero.
Consideramos que el tiempo para los gobiernos humanos se termina y pronto empezará a regir EL REY de reyes y EL SEÑOR de señores aquí en la tierra, para lo cuál debes prepararte, con nuestra ayuda o sin ella.
Estamos dispuestos a seguir estudiando y practicando lo que ÉL nos pide para poder formar parte de su REINO ETERNO.


Los Libros de MOGAPE son inéditos, no los vas a encontrar en ninguna librería, te los envío por Internet sin compromiso alguno, sirven para darle otro valor a tu vida.
Prepárate para la llegada del más grande Rey, que gobernará esta tierra y su reino no tendrá fin.
No es spam, no vendemos nada, no salvamos a nadie, no buscamos miembros para nada, solo tienes que leer y si deseas cambiar va por tu cuenta.
Tu correo será mantenido en estricta confidencialidad, si deseas que te los envíe, escribe directamente un correo a:
mogperea@latinmail.com

¿Qué edad tienes abuelo?

Una tarde un nieto charlaba con su abuelo sobre los acontecimientos actuales.
Entonces, de repente, él preguntó:


-¿Qué edad tienes abuelo?

El abuelo respondió:

- Bueno, déjame pensar un momento... Nací antes de la televisión, las vacunas contra la polio, las comidas congeladas, la fotocopiadora, los lentes de contacto y la píldora anticonceptiva. No existían los radares, las tarjetas de crédito, el rayo láser ni los patines en línea.

-No se había inventado el aire acondicionado, el lavavajillas, las secadoras (las prendas se ponían simplemente a secar al aire fresco). El hombre todavía no había llegado a la Luna y no existían los aviones de propulsión a chorro para pasajeros. Tu abuela y yo nos casamos y después vivimos juntos y en cada familia había un papá y una mamá. "Gay" era una palabra respetable en inglés que significaba una persona contenta, alegre y divertida, no homosexual. De lesbianas, nunca habíamos oído hablar y los muchachos no usaban aros.

-Nací antes de la computadora, las dobles carreras universitarias y las terapias de grupo. La gente no se analizaba, salvo que el médico les ordenara un examen de sangre o de orina.

-Hasta que cumplí 25 años, llamé a cada policía y a cada hombre "señor" y a cada mujer "señora" o "señorita". En mis tiempos la virginidad no producía cáncer.

-Nuestras vidas estaban gobernadas por Los 10 Mandamientos, el buen juicio y el sentido común. Nos enseñaron a diferenciar entre el bien y el mal y a ser responsables de nuestros actos.

-Creíamos que la comida rápida era lo que la gente comía cuando estaba apurada.

-Tener una relación significativa era llevarse bien con primos y amigos.

-Tiempo compartido significaba que la familia compartía unas vacaciones, no un condominio. No se conocían los teléfonos inalámbricos y mucho menos los celulares.

-Nunca habíamos oído hablar sobre la música estereofónica, las radios FM, casetes, CD's, CVD's, máquinas de escribir eléctricas, calculadoras (ni siquiera mecánicas, menos aún las portátiles).

-"Notebook" era una libreta para anotaciones. "Sale" se decía cuando alguien salía.

-A los relojes se les daba cuerda cada día. No existía nada digital, ni los relojes ni los indicadores con numeritos luminosos en los artefactos del hogar, ni en las máquinas. Hablando de máquinas, no existían los cajeros automáticos, los hornos microondas ni las radio-reloj-despertador. Para no hablar de los video-casetes, ni las filmadoras de video.

-Las fotos no se veían al instante y en colores. Había sólo en blanco y negro y su revelación y copiado demoraba más de 3 días. Las de colores no existían. Si en algo decía "Made in Japan" se lo consideraba de mala calidad y no existía "Made in Korea", ni "Made in Taiwan", ni "Made in Thailand", ni mucho menos "Made in China".

-No se había oído hablar de "Pizza Hut" o "McDonald's", del café instantáneo, ni de los endulzantes artificiales. Había tiendas donde se compraban cosas por 5 y 10 centavos.

-Los helados, los pasajes de colectivo y las gaseosas: todo costaba 10 centavos. Se podía comprar un coche nuevo por menos de 1.000 dólares,... pero ¿quién los tenía?

-En mi tiempo, "hierba" era algo que se cortaba y no se fumaba; "coca" era una gaseosa. "Chip" significaba un pedazo de madera, "hardware" era la ferretería y el "software" no existía. Fuimos la última generación que creyó que una señora necesitaba un marido para tener un hijo.

-Ahora dime, ¿cuántos años crees que tengo?

- Y... abuelo... ¡ Más de 200 ! contestó el nieto.

- No, querido ¡ sólamente 59 !

............................................... el humor también está en los "libros de MOGAPE", son una parte importante del quehacer diario, debemos tener SENTIDO DEL HUMOR, para pasarlo bien.

¿Hay un DICTADOR en su MENTE?

¿Un Dictador en mi mente?
Por Joel Hilliker

¡Puede que usted no esté consciente de esto, pero algo desea dirigir su vida!
¿Qué es?
Usted necesita identificarlo para que pueda vencerlo y someterlo.
¡Porque una vez domesticado, realmente se convierte en un gran compañero!

¿Tiende usted a doblegarse bajo presión? ¿Se estresa, se siente abrumado?
Estas son preguntas importantes, por que es cuando surgen los problemas en su vida cuando es muy probable que ocurra un golpe mental—es cuando el dictador de su mente trabaja más duro para conquistarle.
Algunas veces, la vida puede parecer como una letanía de problemas. Usted enferma o se lesiona. Un miembro de la familia le trata mal. Tiene problemas de dinero o de trabajo.
Cuando estos asuntos surgen, ¿Cómo responde usted? ¿Los afronta? ¿Mantiene un enfoque positivo para resolverlos? ¿Busca consejo sabio? O— ¿se pone de mal genio y deprimido? ¿Parece que con bastante frecuencia usted necesita una buena llorada?
¿Se queja, gimotea y murmura? ¿Culpa a otras personas?
¿Niega el asunto aunque sea un problema? ¿Trata de ignorarlo o escapar de ello? ¿Acaso simplemente se da por vencido—se da vuelta y mira lo mal que puede tornarse?
Si tiende a tomar alguno de estos enfoques anteriores, esa es una señal de que usted está bajo el poder de este déspota mental.


¿Qué es eso? ¡Son las EMOCIONES!

Las emociones pueden ser una de las más agradables bendiciones que poseemos. Sin esto, nuestras vidas serían insípidas, insulsas, sin colorido—muy duras de vivir. Nuestras relaciones serían aburridas, nuestros empleos monótonos.
Sin embargo, si usted falla en evaluar y, en gran medida, dominar sus propias emociones, esto es una garantía virtual de que usted con frecuencia manejará mal sus problemas y creará muchos nuevos.
¿Qué tan diestro es usted para manejar esta crítica parte de su vida? ¿Está constantemente cabalgando en los extremos del espectro emocional? O, por el contrario, ¿es usted casual e indiferente con respecto a las cosas por las que debiera preocuparse? Su desarrollo personal, felicidad, paz y bienestar dependen en gran medida de sus respuestas a estas preguntas.
Muchas personas son maduras física e intelectualmente, pero, simplemente nunca han crecido EMOCIONALMENTE. Y esta realidad se refleja en las relaciones fallidas, en la falta de satisfacción personal, la depresión y la miseria.
Necesitamos pensar muy seriamente sobre la forma para estar a la altura en esta crítica zona de nuestro desarrollo personal, y cómo podemos crecer más allá de donde estamos. Debemos domesticar a ese dictador mental y aprender la MADUREZ EMOCIONAL.


¿Por qué las Emociones?
Vamos a poner las emociones en la perspectiva correcta. Son ampliamente mal entendidas. ¿Por qué tenemos emociones?
Aproximadamente en la última década los científicos han estudiado intensamente las emociones, después de descartarlas por muchos años. Pero, la ciencia construye sus hallazgos en el defectuoso fundamento de la biología evolucionista, la cual asume que las emociones son todo un resultado de cómo los factores ambientales impactaron la evolución humana. (Por ejemplo, se supone que tenemos “miedo” hoy, manifestado en cambios psicológicos que intensifican nuestra motivación para actuar rápidamente, debido a que nuestros ancestros prehistóricos huyeron del peligro; aquellos que no corrieron fueron asesinados y no se multiplicaron).
Es cierto que tales reacciones emocionales pueden ayudarnos a enfrentar las amenazas físicas. Pero, esto es producto del diseño, no de circunstancias fortuitas.
La verdad es que Dios nos dio el poder de los sentimientos. El nos dio emociones para que podamos experimentar gozo y amor; para que podamos tener relaciones profundas; también podemos experimentar angustia y celos, temor y tristeza—una variedad de emociones.
¿Por qué? Bien, considere estos estados de la mente, descritos en la Biblia y ¡atribuidos a DIOS MISMO! Se dice que Dios experimentó amor (Juan 3:16; las Escrituras dicen que Dios es amor—1 Jn. 4:8, 16), gozo (Mat. 25:21, 23; Gál. 5:22), aborrecimiento (Sal. 11:5; 45:7), ira (Jue. 10:7; Sal. 7:11), indignación (Isa. 34:2), celos (Exo. 20:5; 34:14), preocupación (Deut. 5:29), aflicción (Gen. 6:6; Sal. 78:40), tristeza (Isa. 53:3) y compasión (Mat. 9:35-36).
Pero espere, podrían decir algunos. Las emociones son físicas—psicológicas—químicas. Dios es espíritu. Él no puede tener emociones.


¿Simplemente, qué son las emociones?
La palabra misma viene del verbo latín motere, “mover”, formando pareja con el prefijo e, que connota “apartarse”. La implicación es que la emoción es un impulso hacia la ACCIÓN. Se encuentra reposando sobre el espíritu humano (Job 32:8; I Cor. 2:11), ese espíritu que Dios da únicamente a los seres humanos para impartir poder a nuestro intelecto y distinguirnos de los animales. Webster define emoción como “cambios con implicación psicológica que preparan el cuerpo para ACCIÓN INMEDIATA Y VIGOROZA”.
Entonces, ¿en qué forma podría tener emociones Dios? Es verdad que Él no tiene y no podría tener los cambios psicológicos que nosotros experimentamos cuando tenemos emociones. Sin embargo, Él tiene estos profundos estados de la mente que van del amor al aborrecimiento, del gozo a la tristeza, que nosotros asociamos con emociones profundas.
Dios creo la raza humana a su imagen y semejanza (Gén. 1:26), y quiere que nosotros crezcamos para llegar a ser como Él (Mat. 5:48). Él espera que crezcamos para llegar a ser capaces de pensar como Él piensa.

La implicación en las Escrituras es que Dios nos dio estos cambios químicos y psicológicos para ayudarnos a entender la profundidad de Su pensamiento. Ciertamente nuestras emociones nos proporcionan un prototipo físico o contraparte de la profundidad de la mente de Dios; estas proporcionan una profundidad a nuestros pensamientos y experiencias que de otra forma no serían posibles. Y nos estimulan a actuar en formas para las que de otra manera no encontraríamos la motivación.
El hecho es que, aprender a manejar nuestras emociones es un medio significativo a través del cual podemos aprender a pensar como nuestro Creador.

................................................................................. Este libro no termina aquí, si desea se lo enviamos completo, solo tiene que solicitar su inscripción a "los libros de MOGAPE" mogperea@latinmail.com
y se lo enviamos sin costo ni compromiso alguno.

lunes, 10 de agosto de 2009

Lo más valioso para Dios

El corazón del hombre

A lo largo de la Biblia podemos ver cómo Dios siempre se ha interesado en las motivaciones del hombre.

Por Graemme Marshall

El compositor norteamericano Andrew Lloyd Webber ha producido varias obras musicales notables, entre ellas Gatos, El fantasma de la ópera, Evita y Jesucristo superestrella.

Otra de sus obras teatrales de mayor éxito está basada en un relato del Antiguo Testamento, la cual lleva por título "José y su túnica multicolor". El relato es histórico y es una prueba de que Dios siempre se ha interesado en lo que hay en el corazón del hombre.

En un mundo donde el adulterio y el divorcio son tan comunes, resulta alentador ver que el personaje principal de una obra teatral rechaza una invitación deshonesta. En la obra, José responde a las insinuaciones sexuales de la esposa de Potifar diciéndole: “¡No por favor! Yo no creo en el amor libre”.

La Biblia es mucho más específica. En el libro del Génesis podemos leer lo que realmente dijo José: “¿Cómo, pues, haría yo este grande mal, y pecaría contra Dios?” (Génesis 39:9).

José conocía muy bien la realidad de la tentación; él sabía que si cedía a ella, con este acto físico estaría mancillando una relación espiritual que Dios consideró santa desde el principio.

Dios sigue interesado en lo mismo

Desde que Dios creó al hombre, siempre ha estado interesado en lo que hay en su corazón: en su mente, sus actitudes y sus propósitos. A pesar de que los libros conocidos como el Antiguo Testamento representan cerca del 77 por ciento de lo que es la Biblia, pocas personas entienden que en la actualidad Dios exige de nosotros la misma conducta que siempre ha exigido del hombre a lo largo de la historia.

A Dios le importan los seres humanos y le interesa su forma de vivir. Al fin y al cabo, nuestro modo de vivir refleja nuestro verdadero carácter.

El corazón del hombre siempre ha sido una gran preocupación para nuestro Creador, porque él nos creó a su imagen y semejanza.

Lo que Dios es —su santo carácter y su perfecto amor— y lo que él nos enseña en las Escrituras, determinan y definen lo que es el comportamiento correcto. El hombre siempre se ha preguntado: ¿Qué se supone que debo hacer? ¿Cómo debo proceder? ¿Qué es lo “correcto”? ¿Cómo puedo ser bueno?

Dios no pasó por alto estas preguntas en las Escrituras, pero tampoco dejó que los hombres se dieran las respuestas. De hecho, él trató estos temas en la forma más directa y clara que podamos imaginarnos.

El juicio de Dios sobre la maldad de los hombres

En el Génesis se nos explica que unos 1.600 años después de haber creado al hombre, Dios se sintió muy triste y “le dolió en su corazón” ver la maldad de los seres humanos. Vio “que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal” (Génesis 6:5-6). Profundamente entristecido por este estado de cosas, Dios decidió exterminar toda forma de vida sobre la faz de la tierra por medio de una gran inundación: el diluvio universal en el tiempo de Noé.

Dios estaba preocupado por la forma de pensar de los hombres; así que dejó que todos se ahogaran a excepción de ocho personas, la familia de Noé (2 Pedro 2:5). Con este terrible acontecimiento Dios hizo una clara distinción entre los pensamientos malvados de toda la humanidad y la actitud justa de Noé. Mostró su aborrecimiento por la maldad y su aprobación por la justicia. Lo que podemos deducir de los primeros relatos históricos es que Dios dispuso que un terrible castigo cayera sobre los malvados, y que la salvación física sólo fuera posible para los pocos justos y piadosos que aún quedaban.



Las motivaciones

La Escritura nos demuestra que desde el principio Dios siempre se ha interesado por lo que hay en el corazón del hombre. Para Dios es muy importante la motivación que existe detrás de las acciones del ser humano. Esto queda demostrado con mandamientos como: “No aborrecerás a tu hermano en tu corazón” y “Amarás al Eterno tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas” (Levítico 19:17; Deuteronomio 6:5).

Después de volver a enunciar los Diez Mandamientos en Deuteronomio 5:6-21, Dios exclamó: “¡Quién diera que tuviesen tal corazón, que me temiesen y guardasen todos los días todos mis mandamientos, para que a ellos y a sus hijos les fuese bien para siempre!” (vers. 29).

El rey David sabía muy bien que Dios “escudriña los corazones de todos, y entiende todo intento de los pensamientos” (1 Crónicas 28:9). También llegó a entender que nadie puede escapar a la presencia invisible de Dios (Salmos 139).

Después de haber pecado con Betsabé, David se arrepintió y se presentó delante de Dios en oración. Él entendió muy claramente que para Dios era más importante que tuviera un “corazón contrito y humillado” que cualquier penitencia física que él mismo pudiera imponerse (Salmos 51:17).

Tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo, Dios nos hace saber que para él lo más importante siempre han sido las actitudes y pensamientos más secretos del hombre. Desde tiempos inmemoriales, Dios ha estado interesado en la moral de la gente.

Esto fue algo muy evidente cuando en la época de Abraham Dios dictó sentencia sobre cinco ciudades. Dos de ellas, Sodoma y Gomorra, habían llegado a ser ejemplos clásicos de la maldad del hombre, tanto que hasta el día de hoy representan todo lo que es degradante y perverso. Dios demostró que no dejaría sin castigo la conducta o las actitudes malvadas. El pecado en estas ciudades se había “agravado” a tal extremo que entre todos sus moradores no había ni siquiera 10 personas que pudieran ser consideradas justas; de hecho, sólo había una (Génesis 18:20-32).

Una vez más Dios demostró claramente que para él son muy importantes la moral y la forma de proceder de los hombres. En Sodoma vivía sólo un hombre justo, Lot (2 Pedro 2:6-7). Dios consideró que la maldad de estas ciudades era suficiente para justificar su destrucción como castigo por la perversidad y depravación de sus habitantes.

El Antiguo Testamento es la base de la moral

Dios también se interesa en la actitud del hombre hacia su prójimo. En algunos casos el Antiguo Testamento nos da más detalles acerca de esto que el Nuevo. Por ejemplo, veamos por qué Dios detesta el homicidio. En el Nuevo Testamento no se dan los pormenores de por qué el asesinato es pecado. No se explica por qué en Éxodo 20:13 Dios dijo: “No matarás”.

Sin embargo, en el Antiguo Testamento se encuentra la respuesta, y no es simplemente que Dios detesta ese tipo de violencia. Desde el principio él explicó la verdadera razón por medio de una enseñanza que le dio a Noé.

Noé había sido testigo del juicio que, en forma de diluvio, había venido sobre la humanidad por su crueldad y sus pensamientos inicuos. Dios le dijo a Noé la razón espiritual por la que prohíbe el asesinato y le explicó algo que no se encuentra en ninguna parte del Nuevo Testamento: “El que derramare sangre de hombre, por el hombre su sangre será derramada; porque a imagen de Dios es hecho el hombre” (Génesis 9:5-6).

El hombre no debe cometer asesinato porque los seres humanos han sido hechos a la imagen de su Creador. Cada persona posee un potencial que trasciende mucho más allá de esta vida física. El asesinato es absolutamente contrario al maravilloso propósito que Dios tuvo al crear la humanidad.

La vida humana es sagrada para Dios

Consideremos otro aspecto de la santidad de la vida humana.

¿A partir de qué momento es importante para Dios un niño? ¿En qué parte de las Escrituras podemos encontrar la respuesta a esta pregunta? ¿Dónde encontramos lo que Dios dice acerca del bebé que aún no ha nacido? Para encontrar estas respuestas acudimos nuevamente al Antiguo Testamento.

El profeta Jeremías aseguraba que Dios lo había conocido desde antes de que hubiese sido formado en el vientre de su madre (Jeremías 1:5). Y en Salmos 139:16 David declaró que los ojos de Dios le habían visto cuando apenas era un embrión.

Pero el pasaje más importante acerca de este tema se encuentra en Éxodo 21:22-25, en donde se habla acerca de la muerte de un niño que aún no ha nacido. Los eruditos contemporáneos y las últimas traducciones están de acuerdo en que este pasaje se refiere a la muerte del niño en gestación. Debido a la santidad de la vida del niño que aún no había nacido, se emitía un juicio y se ejecutaba la sentencia de acuerdo con la gravedad del caso.

Algunos de los textos más importantes sobre principios éticos y morales, y sobre los pensamientos, motivos e intenciones del corazón, se encuentran en los escritos que conocemos como el Antiguo Testamento. Ellos nos proporcionan una base sólida para darnos cuenta de cómo reacciona Dios a los pensamientos y a las intenciones del corazón de los hombres.


Los hechos reflejan lo que hay en el corazón

Jesús les dijo a los fariseos que así como un árbol se conoce por su fruto, también el hombre se conoce por sus obras o hechos. En otras palabras, según sean nuestros pensamientos, así serán nuestras acciones, “porque de la abundancia del corazón habla la boca”. También les dijo: “De toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado” (Mateo 12:33-37).

Jesús constantemente aclaró que lo que el hombre hace está directamente relacionado con lo que hay en su corazón (Mateo 15:18-19). Sus acciones no son más que el reflejo de sus pensamientos e intenciones. Así pues, no debe sorprendernos que desde el principio nuestro Creador haya estado interesado en bregar con lo más importante de todo: el corazón y los pensamientos del hombre.

jueves, 6 de agosto de 2009

¿Qué es el amor?

En el libro editado por MOGAPE: "La Verdad acerca del amor" (aqui un pequeño extracto)

AMOR Y COMPASION genuinos son atributos muy escasos hoy. ¿Por que? ¿Por que nuestro mundo no rebosa de amor, alegría, esperanza y paz?

"Todas vuestras cosas sean hechas con amor", escribió el apóstol Pablo a la joven iglesia en Corinto ( 1 Corintios 16:14 ).

¿Por que, durante casi 2000 años, ha sido ignorado, rechazado o desatendido este consejo del apóstol Pablo?

No hay nada que el mundo necesite tan desesperadamente como amor. A dondequiera que miremos, la inhumanidad del hombre es evidente. Desde los salones de conferencias de las grandes entidades hasta los caminos infestados de guerra y dolor en África y Asia, abunda el sufrimiento y la angustia humana. La violencia y el crimen azotan las grandes urbes, ciudades que antes eran seguras y tranquilas. La tensión racial y las luchas predominan en cientos de ciudades, provincias y pueblos alrededor del mundo. Familias que una vez estaban felices y unidas, han terminado en la tragedia del divorcio... y la lista de males sigue y sigue hasta hacerse interminable.

Al mismo tiempo, en forma paradójica, el hombre se ha desarro-llado material y tecnológicamente a tal grado que parece estar mejor equipado que nunca para aprender de sus errores, debido a los sofisticados sistemas de comunicación que tiene a su disposición.

Entonces, ¿por qué no tenemos felicidad universal para comple-mentar nuestro avance material, en lugar de la angustia que llena nuestro mundo? ¿Por que somos incapaces de practicar lo que en su amonestación el apóstol Pablo nos dice: hacer todo en amor?

¡Necesitamos contestar esta pregunta!

Necesitamos saber la causa de todos los males del mundo. La humanidad debe corregirse a sí misma, ¡antes de que este encolerizado mundo, con sus armamentos nucleares, se convierta en una tierra devastada y vacía!

En medio de todo este sufrimiento humano resuenan las palabras del profeta "No conocieron camino de paz, ni hay justicia en sus caminos; sus veredas son torcidas; cualquiera que por ellas fuere, no conocerá paz" ( Isaías 59:8 ).

¿...?

Erich Fromm en su libro "El Arte de Amar" dice: (Aquí unos cuantos extractos)

... El amor es un poder activo en el hombre; un poder que atra-viesa las barreras que separan al hombre de sus semejantes y lo une a los demás; el amor lo capacita para superar su sentimiento de aislamiento y separatividad. En el amor se da la paradoja de dos seres que se convierten en uno y, no obstante, siguen siendo dos.

... El amor es la preocupación activa por la vida y el crecimiento de lo que amamos. Cuando falta tal preocupación activa, no hay amor. La esencia del amor es "trabajar" por algo y "hacer crecer" El amor y el trabajo son inseparables. Se ama aquello por lo que se trabaja, y se trabaja por lo que se ama.

... El cuidado y la preocupación implican otro aspecto del amor: el de la responsabilidad. Hoy en día suele usarse ese término para denotar un deber, algo impuesto desde el exterior. Pero la respon-sabilidad, en su verdadero sentido, es un acto enteramente voluntario, constituye mi respuesta a las necesidades, expresadas o no, de otro ser humano. Ser "responsable" significa estar listo y dispuesto a "responder".

... La responsabilidad podría degenerar fácilmente en dominación y posesividad, si no fuera por un tercer componente del amor, el respeto. Respeto no significa temor y sumisa reverencia; denota, de acuerdo con la raíz de la palabra (respicere = mirar), la capacidad de ver a una persona tal cual es, tener conciencia de su individualidad única. Respetar significa preocuparse por que la otra persona crezca y se desarrolle tal como es. De ese modo, el respeto implica la ausencia de explotación. Quiero que la persona amada crezca y se desarrolle por si misma, en la forma que les es propia, y no para servirme. Si amo a la otra persona, me siento uno con ella, pero con ella tal cual es, no como yo necesito que sea, como un objeto para mi uso. Es obvio que el respeto sólo es posible si yo he alcanzado independencia; si puedo caminar sin muletas, sin tener que dominar o explotar a nadie. El respeto sólo existe sobre la base de la libertad, -"l´amour est l’enfant de la liberté"-, dice una vieja canción francesa; el amor es hijo de la libertad, nunca de la dominación.

... Respetar a una persona sin conocerla, no es posible; el cuidado y la responsabilidad serían ciegos si no los guiara el conocimiento. Hay muchos niveles de conocimiento; el que constituye un aspecto del amor no se detiene en la periferia, sino que penetra hasta el meollo. Sólo es posible cuando puedo trascender la preocupación por mi mismo y ver a la otra persona en sus propios términos. Pero el conocimiento tiene otra relación, más fundamental, con el problema del amor. La necesidad básica de fundirse con otra persona para trascender de ese modo la prisión de la propia separatividad se vincula, de modo íntimo, con otro deseo específicamente humano, el de conocer el "secreto del hombre".

¿...?

Hay un texto bíblico que habla del AMOR:

Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe.

Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia, y si tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy.

Y si repartiese todos mis bienes para dar de comer a los pobres, y si entregase mi cuerpo para ser quemado, y no tengo amor, de nada me sirve.

El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad.

Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor nunca deja de ser (1 Corintios 13:1-8)

¿...?

... Bueno mis queridos amigos, que leen este blog, no tendriamos espacio aqui para desarrollar todo este tema, sin embargo los invito a que me escriban solicitando los libros completos, se los enviaré con mucho gusto...

LES DEJO CON ESTE VIDEO HABER SI SE EMOCIONAN

video

Para terminar les dejo el cuento con humor del libro:

"LOS SENTIMIENTOS HUMANOS"

Cuentan que una vez se reunieron en un lugar de la tierra todos los sentimientos y cualidades de los hombres. Cuando El ABURRIMIENTO había bostezado por tercera vez, LA LOCURA, como siempre tan loca, les propuso:

* ¿Vamos a jugar a los escondidos?

* LA INTRIGA levantó la ceja intrigada y LA CURIOSIDAD, sin poder contenerse preguntó

* ¿A los escondidos? ¿Y como es eso?

* Es un juego - Explicó La LOCURA, en que yo me tapo la cara y comienzo a contar desde uno hasta un millón mientras ustedes se esconden y cuando yo haya terminado de contar, el primero de ustedes que encuentre ocupará mi lugar para continuar el juego.

El ENTUSIASMO bailó secundado por La EUFORIA, La ALEGRÍA dio tantos saltos que terminó por convencer a La DUDA, e incluso a LA APATÍA, a la que nunca le interesaba nada. Pero no todos quisieron participar, La VERDAD prefirió no esconderse. ¿Para qué?, Si al final siempre la hallaban, y La SOBERBIA opinó que era un juego muy tonto (en el fondo lo que le molestaba era que la idea no hubiese sido de ella) y La COBARDÍA prefirió no arriesgarse...

* Uno, dos, tres... comenzó a contar La LOCURA.

La primera en esconderse fue La PEREZA, que como siempre se dejó caer tras la primera piedra del camino.

La FE subió al cielo y La ENVIDIA se escondió tras la sombra del TRIUNFO, que con su propio esfuerzo había logrado subir a la copa del árbol más alto. La GENEROSIDAD casi no alcanzaba a esconderse, cada sitio que hallaba le parecía maravilloso para alguno de sus amigos, que sí ¿un lago cristalino? Ideal para La BELLEZA. Que sí la ¿hendija de un árbol? Perfecto para La TIMIDEZ. Que sí el ¿vuelo de la mariposa? Lo mejor para La VOLUPTOSIDAD. Que sí ¿una ráfaga de viento? Magnifico para La LIBERTAD. Así terminó por ocultarse en un rayito de sol.

El EGOISMO, en cambio encontró un sitio muy bueno desde el principio, ventilado, cómodo... pero sólo para él.

La MENTIRA se escondió en el fondo de los océanos (mentira, en realidad se escondió detrás del arco iris) y La PASIÓN y El DESEO en el centro de los volcanes.

El OLVIDO... se me olvidó donde se escondió... pero eso no es lo importante. Cuando La LOCURA contaba 999.999, EL AMOR aún no había encontrado sitio para esconderse, pues todo se encontraba ocupado... hasta que divisó un rosal y enternecido decidió esconderse entre sus flores.

* Un millón- contó La LOCURA y comenzó a buscar. La primera en aparecer fue La PEREZA sólo a tres pasos de una piedra.

Después se escuchó La FE discutiendo con Dios en el cielo sobre Teología y La PASION y El DESEO los sintió en el vibrar de los volcanes. En un descuido encontró a La ENVIDIA y claro, así pudo deducir donde estaba El TRIUNFO.

El EGOISMO no tuvo ni que buscarlo. Él solito salió disparado de su escondite que había resultado ser un nido de avispas. De tanto caminar sintió sed y al acercarse al lago descubrió a La BELLEZA y con La DUDA resulto más fácil todavía, pues la encontró sentada sobre una cerca sin decidir aún de que lado esconderse.

Así fue encontrando a todos, EL TALENTO entre la hierba fresca, a La ANGUSTIA en una oscura cueva, a La MENTIRA detrás del arco iris... (mentira, si ella estaba en el fondo del océano) y hasta El OLVIDO... que ya se le había olvidado que estaba jugando a los escondidos, pero sólo El AMOR no aparecía por ningún sitio.

La LOCURA buscó detrás de cada árbol bajo, cada arroyuelo del planeta, en la cima de las montañas y cuando estaba por darse por vencido divisó un rosal y las rosas... Y tomó una horquilla y comenzó a mover las ramas, cuando de pronto un doloroso grito se escucho. Las espinas habían herido en los ojos al AMOR; La LOCURA no sabía que hacer para disculparse, lloró, rogó, imploró, pidió perdón y hasta prometió ser su lazarillo. Desde entonces; desde que por primera vez se jugó a los escondidos en la tierra:

"EL AMOR ES CIEGO Y LA LOCURA SIEMPRE LO ACOMPAÑA."

vea los libros anteriores

haga CLICK en Entradas antiguas...

Envíe directamente desde su correo electrónico la solicitud pidiendo los libros a:
mogperea@latinmail.com